Hoy en día estamos más que conectados con el Internet, una evidencia clara es el rápido crecimiento de las ventas de dispositivos móviles y computadoras, pues cada vez tenemos más datos nuestros en el mundo digital. Lo anterior todo el mundo lo sabe, pero es necesario recalcarlo debido a lo importante que es, pues al igual que crecen los usuarios crecen los ciber ataques.

Desde una cuenta de correo, hasta nuestros propios dispositivos pueden ser interceptados por un hacker. Algo de lo que no estamos seguros es cuánta información de nosotros hay en las redes neuronales del Internet, ni tampoco de los peligros que supone no moverse con total seguridad por esta, a simple vista están los diversos casos de hackeos y filtraciones masivas de fotografías de personajes famosos.

La red cuenta con un potencial muy grande cargado de utilidades para facilitar nuestro día a día y enriquecer nuestros conocimientos, sin embargo esto implica riesgos que pueden costarnos nuestra misma dignidad en la misma.

Desde servicios de vídeo en streaming bajo demanda hasta las mismas fotografías que guardamos en nuestro móvil. En la actualidad hay muchas personas que no saben cómo fortalecer la seguridad de sus cuentas en muchos servicios comunes de internet y hasta en sus dispositivos. Aquí te vamos a explicar cómo hacer dicho proceso para evitar problemas, son pasos sencillos, que exigen de siempre la verificación por parte del usuario y que van siempre cedidos por algo importante: no compartir nunca las contraseñas con nadie.

Cadenas falsas

Ya se han contado con bastantes ataques a usuarios de servicios online. Desde correos pidiendo la supuesta confirmación de datos y claves hasta la estafa que promete un mes gratis o incluso un año. Ni que decir tiene que todo lo que solicite datos personales vía e-mail es algo que se debe ignorar por completo e incluso reportarlo si es posible.

En caso de detectar actividad sospechosa, no dudes en contactar con la empresa oficial de ese servicio y, por supuesto, cerrar siempre la sesión tanto si entras en un dispositivo que no se usa con frecuencia como si lo haces de costumbre.

E-Mail falsos

Respecto a lo anterior también se encuentran los e-mail falsos, esto se debe a que el sistema de correo electrónico tiene barra libre para saltar a todos los servicios que tengas contratados, e incluso a nuestras cuentas bancarios. El correo electrónico es como la documentación personal en Internet, debe estar siempre cerca de nosotros por si la necesitamos y bien protegida para no tener problema.

Gran porcentaje de los hackers ya saben cómo acceder ilegalmente al servicio de Google y muchos otros tipos de cuentas. Para evitar esto, debemos buscar siempre la opción de doble verificación para tener acceso al correo. En el mismo caso con todos los tipos de cuentas, se tendrá la opción de solicitar la activación mediante teléfono móvil. Así, cada vez que iniciemos sesión, será necesario aceptar en un botón emergente que aparezca en el dispositivo, algo imposible de hacer por usuarios externos salvo que tengan el teléfono en sus propias manos.

Lo primero que debemos saber es que, en dado caso que no podamos recuperar la contraseña de acceso a nuestro smartphone, hay multitud de métodos para acceder a los datos y obtener todo lo que necesitemos. Los hay genéricos y también más específicos, como para recuperar fotos de un dispositivo, el más común.

Lo mejor para evitar cualquier tipo de filtración empezar por proteger la puerta que da acceso a todo. Se tiene la costumbre de automatizar los inicios de sesión en nuestro smartphone, y en caso de robo esto es como abrir la puerta de la casa a alguien con malas intenciones. Si somos victimar de hurto y se roban el smartphone, debemos saber que la mayoría disponen de un sistema de bloqueo y un dispositivo de localización que podemos activar desde las diferentes plataformas. En el caso de Android, podemos acceder a Google Maps y ubicar el dispositivo, lo mismo para para iOS.

Ahora ¿Cómo protejo mi privacidad de una manera más puntual?

Hace unos años saltó la noticia de un hackeo masivo de webcams desde un sitioweb de origen ruso. Nada que resulte muy lejos, pues más de 10.000 cámaras hackeadas fueron de América. Sin embargo, lo más curioso de este caso de espionaje es que los hackers no hicieron ninguna hazaña digna de mención, tan sólo emplearon las contraseñas que por defecto establecen los fabricantes a las webcams para poder acceder a ellas.

De esta manera consiguieron acceder a ver lo que ocurría el locales comerciales, casas, etc., observando el salón de los usuarios, sus cámaras de seguridad o incluso accediendo a las cámaras de vigilancia de los más pequeños de la casa.

Pero, ¿Qué podemos hacer para evitar esto? Daremos un repaso de algunas e importantes medidas que deberíamos considerar para poder estar tranquilos sabiendo que nuestra intimidad está protegida.

Tapar la cámara si es necesario

No tiene sentido tener la cámara expuesta sin ninguna protección, es por esto que vamos a optar por poner una simple pegatina que tape el objetivo de la webcam y así evitar que nos estén observando.

Cambiar la clave

El cambiar la contraseña establecida por los fabricantes de los dispositivos nos expone al mayor de los peligros. Asegurarse de leer el manual de nuestra cámara IP, si es el caso, y seguir los pasos para establecer una contraseña robusta.

De esta manera entonces, la seguridad se ha convertido en prioridad cuando se trata de Internet. Cada día compartimos datos e información que nos exponen a cualquier eventualidad, esto nos puede hacer víctimas de auténticas estafas y ataques que traigan muchísimos problemas en nuestras vidas.

Write A Comment